nativos digitales

El éxito de los juegos Made in Perú

Desarrollar videojuegos ya no es un lujo que solo se logra en el extranjero

Escrito por: Alonso Orrego
Visuales de: Alonso Orrego

El arte de crear videojuegos ya no es sólo para los estudios multimillonarios. Nunca antes ha sido tan fácil crear, producir y publicar videojuegos. Bases de datos, tutoriales de Youtube y cursos en línea para aprender a hacerlos; programas y motores especializados, como Unity y Unreal, para desarrollarlos; y servicios en línea, como Steam, para distribuirlos a escala mundial de manera independiente. Y gracias a la democratización que trae el Internet, es posible hacerlo desde cualquier parte del mundo, el Perú incluído.

Así lo demostró Perú Game Expo, el primer festival de videojuegos peruanos que el pasado 19 de agosto reunió 29 juegos hechos en Perú para exhibirlos en el Ministerio de Cultura. El evento contó con un módulo o mesa por cada juego —al ser un medio interactivo, no se puede exhibir videojuegos como uno lo haría con un cuadro o escultura, se necesita una interfaz— y con representantes de todos los géneros, cada uno en su plataforma de elección.

Uno de los principales atractivos fue el módulo del estudio Unforgiven, quienes estrenaron por primera vez al público Azaria: Stage 3, juego de defensa de torres en Realidad Virtual.  También destacaron juegos móviles de reacción como La Venganza de Fachoy (basado en el cortometraje del mismo nombre), juegos de rompecabezas como Dr. Bill Lainus, juegos de rol multi-jugador masivo como Dark Story y juegos de Facebook como Cinema Panic 2 en tablets y smartphones.

Otro que sorprendió por su calidad fue Tunche de Leap Game Studios, un juego de acción para PC tipo sidescroller que recoge elementos de la mitología e iconografía amazónica peruana. Con un estilo propio y una animación destacable, este vendría a ser el segundo juego “completo” del estudio que ya tiene experiencia previa en el desarrollo de juegos móviles.

Por otro lado, 3S Design, estudio con experiencia en la realización de películas 3D, presentó Wiki & Taska, un platformer en 3D para consolas y PC.

A pesar de que muchos de los juegos se encontraban todavía en etapa de desarrollo, Perú Game Expo dejó en claro que la industria de de videojuegos peruana no tiene mucho que envidiar a su equivalente estadounidense y europeo. De hecho, según la Asociación Peruana de Videojuegos y Animación (Apdeva), Perú es exportador prolífico de videojuegos y, además, tiene un mercado que facturó 97.9 millones de dólares en 2015.

Por supuesto, no pudieron faltar los tradicionales juegos de mesa, formato que está pasando por un renacimiento, en gran parte gracias a la popularización de servicios como Kickstarter y Patreon que permiten que los entusiastas financien directamente el desarrollo de un juego de mesa o videojuego. Esto ha sido crucial para que muchos desarrolladores puedan financiar proyectos y para que los usuarios se conviertan en mecenas de sus empresas creativas preferidas. Entre los juegos de mesa disponibles estuvo Inkarumi, Tiny Adventure, Llamagedón, Mercados de Capitales, Nuna Aranway y Ratas de la Patria.

Fue alentador ver que la mayoría de los juegos tomaban temáticas y estéticas netamente peruanas y las llevaban al género de su elección con gran originalidad, demostrando una revalorización del patrimonio peruano posible a través de los juegos. También sorprendió la popularidad del evento, con largas colas para ingresar en el transcurso del día, y si bien podemos deducir que varios miembros de la comunidad gamer limeña estuvieron presentes en la feria, la gran asistencia revela que hay cada vez más peruanos interesados en los juegos nacionales. Queda claro que los videojuegos ya están en la mente de todos, y no solo como una forma de entretenimiento más, sino como experiencias interactivas únicas que no tienen nada que envidiarle al resto de las artes.

¿tienes pinta de que te gusta ver las cosas de cerca?

Participa
en el
proyecto