gestión cultural

Salón: el reto detrás de gestionar un espacio de arte contemporáneo en Lima

Entrevistando a Rox Monteverde, Directora de SALÓN

Existen una serie de leyes no escritas cuando se habla del circuito del Arte. Los espacios suelen reservarse para artistas experimentados y con carrera, que la función de la galería es vender: se presentan como espacios herméticos, parte de un circuito internacional con una serie de jerarquías exigentes para quienes desean insertarse. Y, aunque es importante que existan instituciones así- que nutren y mantienen un mercado constante, también hay que reconocer que los artistas se construyen, que cada oportunidad de mostrarse es un escalón, y que hace falta irrumpir para construir experiencias nuevas.

SALÓN es un espacio de Arte que forma parte del centro cultural Casa Mocha en Sáenz Peña, Barranco. SALÓN apuesta por lo nuevo, por lo fresco, por artistas que tienen que decir y necesitan cómo. Casi como en acto de rebeldía se inserta a unos cuantos pasos de estos templos silenciosos, sin tener miedo de reinventarse y arriesgarse: los artistas siempre andan por ahí, y si tienes alguna pregunta no hay barreras ni verticalidad que te separen de la obra. No hay puertas cerradas, y una buena propuesta es buena sin importar de quien venga. En un momento donde ser libre jamás significó tanto, en nuestra capacidad de saber, de experimentar, explorar y decidir, SALÓN se suma a un nuevo grupo de galerías que buscan explorar justo eso.

¿En qué momento y porqué aparece SALÓN? ¿Qué te inspiró a crear este espacio?

Rox: SALÓN nace físicamente en mayo del 2016, pero se fue gestando por lo menos diez meses antes. Surge de una inquietud y una oportunidad: mientras estudiaba en una escuela de arte veía como muchos de mis compañeros tenían que dedicarse a otro tipo de trabajos a pesar de tener obras y discursos muy ricos, esto debido a la falta de espacios de exhibición y venta de arte, principalmente arte “emergente”. De hecho, este era un tema muy recurrente entre los alumnos, profesores, egresados, no solo de mi escuela sino de todas las escuelas de arte. Al egresar pensé que era hora de pasar de la crítica a la acción  y me dediqué a buscar un espacio que cumpliera con mis expectativas, entonces llegó la oportunidad de tomar el hall de una casa cultural con mucha trayectoria como la Casa Mocha Cultural que además estaba en pleno proceso de reestructuración y no lo dudé.

SALÓN no busca ser otro espacio independiente de Arte, como tampoco busca ser una galería como las que lo rodean; SALÓN es un plano intermedio, una posibilidad de mostrar a artistas al borde de un despegue. Queremos llenar este vacío en el circuito de Arte, que integra flexibilidad, propuestas transgresoras, y Arte de calidad. Tenemos algo concreto que aportar, y eso nos empuja.

Alvaro Simmons, artista, en Salón
Alvaro Simons, individual PALABRA/MATERIAL, 2016

Vale la pena resaltar que SALÓN se encuentra en una zona céntrica de Barranco. Estás a pasos de galerías como Wu Galería, de centros establecidos como Dédalo, incluso Lucía De La Puente que por varios años fue el referente para el circuito formal y comercial del Arte en Lima. ¿Cómo sientes que SALÓN se relaciona con sus vecinos?

Rox: Es curioso porque SALÓN nace un poco en respuesta a estas grandes galerías -como un canal alternativo-, pero a la vez comparte espacio físico con ellas. Tuvimos en claro desde el principio lo que implicaba estar en Sáenz Peña, Barranco, una de las calles icónicas del arte en Lima y sí es cierto que algunas de las personas que nos visitan lo hacen como parte de un recorrido cultural establecido o son turistas, sin embargo influye más el hecho de estar en una casa cultural que alberga no solo un espacio de arte sino un teatro, un café, salas de usos múltiples para diferentes talleres como actuación, flamenco, yoga, etc. Esto hace que SALÓN reciba no solo a gente informada o interesada en las artes plásticas, sino a todo tipo de gente, entonces se convierte en un espacio más horizontal, cada vez más lejos de esta idea de ‘galería’ y más cerca de ser un ‘espacio abierto’.  De todas formas, intentamos observar lo que nos rodea para poder desarrollar ideas diferentes.

Pared de la Galería Salón
Los átomos nadan en la luz, bipersonal de Fiorella Del Castillo y Alvaro Manriquez, 2017

Centrándonos un poco en las exhibiciones que montan en Salón, ¿Que es lo que buscas en tus expositores, que tipo de Arte mejor encaja con este espacio?

Rox: Buscamos artistas que tengan un discurso, algo que decir, que sus piezas estén cargadas de significado. No creo que haya algún tipo de arte que encaje mejor en SALÓN, todo lo contrario, no tenemos ningún formato preestablecido, nos emociona sorprendernos y no queremos encasillarnos únicamente en las artes tradicionales. Disfrutamos y respetamos la pluralidad de las mentes y las artes.

Algo importante es que nos preocupan artistas nuevos, retando la idea de que las galerías no se abren a ellos. Nos importan personas que aún no se insertan en un mercado, pero que tienen todo el potencial de avanzar en sus propuestas, reconociendo que la plataforma que ofrece SALÓN tiene la capacidad de contribuir en su crecimiento como artista.

Muestra exhibiendose en Salón
Proyecto F11, 2017

Trabajar con artistas jóvenes te pone en cercanía con nuevas propuestas, y también con el perfil de artista que promueven varias escuelas, la PUCP, Corriente Alterna, Bellas Artes. ¿Como galerista, qué puedes observar a nivel institucional, y qué te inspiran estas nuevas generaciones de artistas?

Rox: Los artistas reflejan y producen según la época y coyuntura en la que viven, siempre ha sido así. Me gusta hacer el ejercicio mental de comparar una muestra de arte con la conversación que se da en la sobremesa de cualquier casa. Al final, los artistas no están lejos del resto de personas, hablamos de lo mismo, nos mueve lo mismo. Por ejemplo hay ciertos temas que actualmente son recurrentes como el género, el medio ambiente/urbanismo, la tecnología, la política, las relaciones interpersonales, el amor, la autoreflexión- y efectivamente el arte habla de eso.

Por otro lado, noto que en las nuevas generaciones hay un interés por desprenderse de lo unilateral, estamos en el boom del mixed media: el fotógrafo ya no solo quiere hacer fotos, quiere hacer objetos, salir de lo 2D, ocupar el espacio, instalar. Hay una necesidad de reinventar la imagen, potenciar, llevar al espectador a una experiencia total, hacerlo partícipe. En ese sentido, las escuelas son más flexibles, más experimentales, pero también nos interesa los artistas autodidactas, las obras que han sido producidas fuera del ambiente académico, creemos que ahí también hay mucho por conocer y mostrar.

Galería Salón en Barranco, Lima
Punto Cero, Jimena Castaños, 2017

SALÓN es también bastante flexible, un espacio cultural a grandes rasgos. ¿Cual es tu visión sobre cómo debería funcionar una galería, y cómo crees que debería relacionarse con el público? Pareciera que el formato tradicional de Galería como solamente un espacio de exposición está evolucionando.

Rox: Siempre hablamos de SALÓN como un espacio abierto de arte, no como una galería. El concepto de galería trae consigo una serie de ideas predeterminadas con las que no nos sentimos identificados. Es cierto que el 80% del tiempo SALÓN funciona como una sala de exhibición, sin embargo tiene la versatilidad para acoger a una artista colombiana y hacer un Workshop de Autotatuaje Stick and Poke, así como una expoventa para Proyecto F11 y abrir las puertas de una camioneta VW en la entrada de la casa cultural para que las personas puedan conocer cómo dos fotógrafos chilenos viven y recorren el continente en su auto y del mismo modo albergar una muestra tradicional de pintura o una instalación más under.

Además la dinámica que se da entre el espectador y el artista es completamente horizontal, cualquier persona que visite la muestra tiene la oportunidad de conocer al artista y conversar con esa persona, resolver sus dudas. El artista deja de ser solo una obra o un apellido y pasa a tener rostro y motivaciones. A esto responde también nuestros textos curatoriales y los videos de los artistas que subimos en redes sociales, donde se habla no desde lo académico, sino desde la emoción. Ese es quizá lo que hace diferente a SALÓN de otros espacios intermedios: partimos de la emoción del artista y lo tratamos de comunicar tanto en la muestra, en las conversaciones, textos, redes- no dejamos que esa emoción se diluya en el proceso, nos interesa llevarla al público, que ellos la entiendan y sean capaces de conectar con el ser humano detrás de una pieza.

Finalmente, las galerías suelen tener muy presente el tema comercial, la venta de obra es lo que las sostiene y por lo tanto, es un factor presente al momento de escoger a sus artistas. En nuestro caso eso no ocurre, somos un espacio sin fines de lucro y por lo tanto tenemos total libertad al momento de seleccionar las obras. Tampoco firmamos contratos de exclusividad ni mucho menos: si alguna otra institución o persona se interesa en los artistas que mostramos en SALÓN, nuestro objetivo ha sido logrado.

Ibraín Placido, artista, en su exhibición en Salón
Fan de mis amix, Ibrain Placido, 2017

¿Cuál es el plan a largo plazo para SALÓN, o cómo es que visualizas el rol de SALÓN en la escena cultural Limeña en los próximos años?

Rox: El plan a corto plazo es seguir agendando y realizando muestras con el objetivo de difundir artistas y temas importantes para la sociedad. Luego, en julio inauguramos SALÓN Tienda de Arte, un proyecto “hermano” de SALÓN Espacio de Arte, que también tomará lugar en la Casa Mocha Cultural, donde el espectador podrá comprar piezas de arte y diseño a precios accesibles y al mismo tiempo artistas podrán ofrecer sus obras, y generar ingresos de su arte. Para el 2018 queremos salir de Barranco, crear nuevas sedes y llegar a otros distritos, y crear más lazos con municipalidades y empresas privadas para seguir avanzando- y en algún momento salir de Lima.

PROYECTO F11

Zeta y Mae nos cuentan más sobre su trabajo como ProyectoF11 y su EXPOVENTA en Salón. | Juan López Sebastián Fernández PalumboEntrada libre. 20 octubre | 05 noviembremar_sab | 3.00_8.00 PMSáenz Peña 107, Barranco. Casa Mocha Cultural.

Posted by SALÓN Espacio on Sunday, October 23, 2016

¿Cuáles han sido tus mayores obstáculos consolidando SALÓN, y qué recomendaciones podrías darle a otras personas que desean involucrarse con proyectos de gestión cultural en el futuro?

Rox: Gestionar un espacio cultural, por más pequeño que sea, es un trabajo arduo. Desde la remodelación del espacio, la coordinación, montajes, curadurías, mantenimiento, hasta la difusión…  pero creo que tener un buen equipo es básico. Tengo la suerte de estar acompañada por el diseñador Antonio Zavaleta, mi dupla en SALÓN desde el primer día y hoy contamos también con Ibraín Plácido como nuestro curador/comisario inhouse. Eso junto con tener una agenda clara y una organización estricta hace el camino más fácil.

Conseguir financiamiento tampoco ha sido fácil, contamos con ciertos auspiciadores, principalmente negocios locales que comparten el mismo público objetivo con SALÓN y están interesados en apoyar la cultura y  al mismo tiempo, verse beneficiados al ser asociados al mundo de las artes. Es un acuerdo en el que todas las partes se benefician y crecen. Es una estrategia increíblemente conveniente, que nos da libertad para gestionarnos. En un futuro, nos gustaría integrarnos con el sector público, buscar acercarnos al Estado para trabajar en hacer cultura accesible para todos, y a la vez como una forma de invertir en la carrera de artistas peruanos con talento, que son nuestro patrimonio cultural.

Público interactuando con la muestra en Salón
Fotolibros independientes, muestra colectiva, 2017

SALÓN (Sáenz  Peña 107, Barranco) cuenta con una agenda de exposiciones transitorias, y siempre pueden ir esperando sorprenderse. Se encuentra abierto de martes a sábado de 3:00pm a 8:00pm. Más información de SALÓN en su página: https://www.facebook.com/salonespacio.

Luis Enrique Zela-Koort

Un artista contemporáneo entrenado para debatir basado en Lima, Perú. Me gustan las cosas digitales, y también Digimon.

Luis Enrique Zela-Koort

Un artista contemporáneo entrenado para debatir basado en Lima, Perú. Me gustan las cosas digitales, y también Digimon.

¿tienes pinta de que te gusta ver las cosas de cerca?

Participa
en el
proyecto