arte contemporáneo

“The Intended Effect”: el espacio entre lo que hay y lo que vemos

Exhibición en Galería Impakto de los trabajos de Quisqueya Hernríquez, Ignacio Alvaro, y Peter Pincus

Este miércoles 14 se inaugura The Intended Effect (El Anhelo) en la galería Impakto. Curada por Sebastián Vidal, la exposición reúne el trabajo de tres artistas internacionales: Peter Pincus (EEUU), Quisqueya Henríquez (Cuba), e Ignacio Alvaro (Perú) quienes muestran al público su producción más reciente, hilando sus temáticas en una exposición visualmente cautivadora. Tuvimos la chance de reunirnos con dos de ellos para esta pequeña entrevista. Fuimos gratamente recibidos en un espacio transformado, los colores desplegados y las piezas en movimiento preparándose para la inauguración. Así, empezamos:

Esta exposición, The Intended Effect (El Anhelo), habla sobre la mirada y como podemos activarla formal y conceptualmente. ¿Cómo sienten que aterriza sobre sus obras, cuál sería su “intended effect”?  

Quisqueya: Me gusta mucho este título, directamente va a este dilema en donde los artistas quieren ser entendidos, y la audiencia puede leer algo más. La traducción, El Anhelo, me parece muy fuerte, al final el anhelo de todo artista es ser entendido. En este caso quiero descuadrar a la audiencia, jugar un poco con ella, que vean nuevas posibilidades en el arte. Que puedan percibir la obra como si tuviese vida propia.

Ignacio: Esa es una pregunta con truco. En mi trabajo hay este balance entre la abstracción y lo real, formal y conceptualmente. No planteo decirles “esta es la lectura que deben tener”, que cada uno pueda obtener algo original en relación a mi exploración es mi mayor preocupación. De todas formas me importa despertar una curiosidad, este cuestionamiento de cómo es la realidad, y cómo está construida. De dónde vienen las imágenes que forman nuestro imaginario colectivo, pero es bastante amplio.

Obra de arte
De la serie “Accidentally”, Quisqueya Henríquez

¿Y qué temáticas están más presentes en su trabajo, hay algún eje esencial alrededor de su producción artística?

Quisqueya: Mi obra es muy diversa, de hecho lo más importante para mí es una exploración continua en mis materiales o en mi técnica. Me interesa también mucho la apropiación, pero adaptada al siglo XXI. Ahora con el Internet, los sistemas de autoría y distribución se quiebran, hay bastante que explorar ahí en relación al arte y quien es dueño de qué. Si tiene incluso sentido hablar de propiedad como la conocemos.

Ignacio: Tu y yo hemos visto libros de texto, fotos, y te la crees. Que lo que ves ahí es cierto, a mi me pasó y lo creí hasta que empecé a dudarlo. Estoy trabajando mucho con las publicaciones gráficas del siglo IX, y la verdad es que hay varias discordancias. Me llama la atención toda dimensión oculta de lo cotidiano.

Claro, una forma de estudiar cómo es que se construye la historia

Ignacio: ¡Exacto! Las cosas no ocurrieron así, por ejemplo estuve revisando esta imágen al final del Tomo I de un libro de Paul Marcoy, que mostraba un grabado del Lago Titicaca en tormenta, y mostraba tubos gigantes en el agua- un montón de cosas que simplemente no cuadran. Al final, estas imágenes fueron hechas por artistas, todo tiene un velo de subjetividad. Empecé a retroceder, y cuando revisité las imágenes creadas para estas investigaciones, ahora históricas, varias cosas no tenían sentido. Quiero hacer dudar esa verdad que nos brindan los documentos.

Obra de arte
Obra de Ignacio Alvaro

Quisqueya, hay un elemento muy gestual y espontáneo en tu trabajo, me resulta bastante poético ¿Como llegaste a las obras que estás presentando aquí en Impakto?

Quisqueya: A mi me encanta la poesía, lo espontáneo. Una gran parte de este trabajo surge del error. En este caso son residuos de varios años acumulándose, y veía mucho potencial en los resultados. Cuando en Impakto me comentaron que querían hacer una muestra de cerámica, claro, yo dije que no soy ceramista, sin embargo este punto medio entre la pintura y la cerámica me resultó muy interesante. La posibilidad de pensar otros usos del material, y crear algo que tal vez no sea lo que uno espera. No es un engaño tampoco (risas), pero me gusta mucho que la gente perciba una imágen, y luego la verdad sea otra.

Obra de arte
De la serie “Accidentally”, Quisqueya Henríquez

Regresando al tema del Internet que mencionabas ¿Cómo resuelves la relación entre un arte de contenido local con este internacionalismo tan presente?

Quisqueya: Es difícil, ya no se puede hablar de una cultura puramente localizada. Es imposible. Tampoco creo que el arte debería quedarse en un tema puramente local, sobre todo hoy. Gran parte de lo que hago tiene rasgos locales, pero conjugados con un lenguaje global. Hace poco estuve creando sobre la visión que se tiene desde afuera de República Dominicana. Soy cubana, pero también soy Dominicana y ahí los peloteros son muy populares.

¿Peloteros?
¡Los jugadores de béisbol! (risas) somos muy conocidos por eso. El turismo, la playa, la sexualidad, voluptuosidad. Todos estos estereotipos internacionales, la imagen que se tiene de una nación. Hay formas de reconciliar estos cambios, hago lo posible para lograrlo.

Obra de arte
Spectrum Twisting Jar, Peter Pincus

¿Me pueden contar un poco de su proceso creativo, cómo llegan a materializar sus ideas, o que los inspira?

Ignacio: Es difícil, no te puedo decir que tengo un referente preciso. Me gusta trabajar con lo que hay, tengo un tema con los documentos, pero estos no tienen que ser necesariamente complejos. Hay álbumes de imágenes, cuentos, comerciales, todo esto forma parte de lo que nos interpela, para mi tiene sentido ahondar en esto. Siempre pensando alrededor de la diferencia entre lo que vemos y lo que hay, sobre todo ponte cuando somos niños. Con qué cosas conectamos.

Algo mucho más personal, por lo que me dices, una nostalgia mezclada con la cultura popular.

Ignacio: ¡Si! Podría inspirarme en dinosaurios, o en piratas. Nada tiene porqué ser mejor o más sofisticado que lo otro, todos son estímulos que modifican cómo percibimos las cosas. Hay un gran riqueza en la cultura popular, y las imágenes que se vuelven valiosas para una cultura. Incluso a un nivel más personal, cosas tan simples como saber o no saber algo pueden cambiar cómo percibimos físicamente las cosas, como nuestras emociones pueden modificar nuestra experiencia de un paisaje. La cultura es importantísima en ese sentido, es un gran marco para vivir.

Obra de arte
De la serie “Accidentally”, Quisqueya Henríquez

¿Y cómo sienten que se relacionan sus diferentes obras juntas en este espacio, que interacciones surgen?

Ignacio: Creo que somos tres artistas que queremos tener control, pero soltamos las riendas a los resultados. Como una clase de punto medio. La obra de Quisqueya me parece muy cargada de energía, la obra de Peter es perfecta (risas)- tiene un acabado verdaderamente alucinante. En mi caso hay algo más nebuloso, muy velado. Todas estas obras exigen atención a los detalles, a pesar de que hay contrastes fuertes. Creo que la audiencia tendrá una experiencia muy dinámica.

Quisqueya: Claro, la obra de Peter tiene un despliegue técnico increíble. También hay algo desenfadado en el trabajo de Alvaro que resulta hasta sensual. Creo que todos aquí tenemos un culto por el preciosismo, por lo bello, pero lo bello como instrumento para hablar precisamente sobre esta idea de la mirada. Todos queremos que se detengan y se sientan envueltos por las piezas.

Obra de arte
Gradient Bottle, Peter Pincus

Y así como para cerrar, ¿Qué podemos esperar de ustedes en un futuro, qué proyectos están desarrollando, si nos podrían contar algo, un adelanto?

Quisqueya: ¡Tengo demasiados proyectos en paralelo! Hay muchísimas cosas que aún me gustaría hacer también. Siento una necesidad por explorar con la significancia y el concepto detrás del materia, recientemente he estado haciendo pruebas con restos de ropa, como material industrial. También me llama mucho la atención lo que le puede aportar a mi trabajo materiales como la tierra de color, para seguir explorando en nuevas formas de aproximarme a la cerámica.

Ignacio: Siento que aún tengo mucho por sacarle a lo que estoy trabajando ahora, pero agregando, modificando. El año pasado estuve trabajando muy de cerca con la fuente, el archivo, blanco y negro. Ahora me importa construir sobre eso, empezar a agregar color, interpretar más y poner más de mi parte para crear una narrativa más completa. Tengo varias puertas abiertas, veremos por donde me llevan.

The Intended Effect estará abierta al público hasta el 27 de Julio, para más información sobre la galería, pueden visitar sus páginas: www.galeria-impakto.com, y www.facebook.com/galeriaimpakto

Hombre colgando obra de arte en una pared

Luis Enrique Zela-Koort

Un artista contemporáneo entrenado para debatir basado en Lima, Perú. Me gustan las cosas digitales, y también Digimon.

Luis Enrique Zela-Koort

Un artista contemporáneo entrenado para debatir basado en Lima, Perú. Me gustan las cosas digitales, y también Digimon.

¿tienes pinta de que te gusta ver las cosas de cerca?

Participa
en el
proyecto