cine

“Are We Still Playing?”: La historia detrás del corto que dos cineastas peruanos grabaron en Nueva York

Mariano Dongo, Mariano Núñez y la campaña de crowdfunding para culminar su primer cortometraje

Mariano Dongo y Mariano Núñez se conocieron en Totoritas, una playa en el distrito de Mala, a 86 km al sur de Lima, cuando todavía eran muy pequeños para saber que escribirían una película juntos. Aunque podría haber resultado de cualquier otra manera, los Marianos nunca terminaron de perderse el rastro, y cuando muchos años después Dongo ingresara al programa de cine de Emerson College en Boston, Núñez lo sabría directamente de él.

Para entonces Núñez se encontraba viviendo en Nueva York desde hacía un año. Estudiaba Economía y Filosofía en la Universidad de Columbia y se dedicaba a escribir cuentos y guiones esporádicamente. Dongo, que siempre prefirió Nueva York, acabaría visitándolo en múltiples ocasiones. En aquella ciudad los Marianos se harían grandes amigos y con el tiempo descubrirían una sociedad creativa que los llevaría a escribir Are We Still Playing?, una historia inspirada en el tipo de relaciones que aparecen en un ambiente tan exigente como el de Nueva York, lo que se convertiría en el primer cortometraje de los cineastas peruanos.

Mariano Dongo y Mariano Núñez
Mariano Dongo (director, guionista y productor) y Mariano Núñez (guionista y productor).

“De las conversaciones que había tenido antes con Mariano, ya tenía el presentimiento de que éramos muy afines en cuanto a las historias que nos interesaban y los clichés que detestábamos del cine y la literatura”, recuerda Núñez sobre ese momento. “Nos intercambiábamos ideas y guiones, que no necesariamente estaban completos, y finalmente decidimos, ya que íbamos a estar viviendo juntos en Nueva York durante un año, sentarnos y escribir nuestra propia historia”, agrega.

Núñez y Dongo terminaron viviendo juntos en 2017 en un departamento ubicado en el barrio de Harlem luego de que Dongo se mudara a Manhattan por insistencia propia—año en el que trabajó en la realización de Mother, la película de Darren Aronofsky. Una vez graduados, y sumergidos en un clima de incertidumbre, se volcaron sobre el desafío de escribir el corto. Y el proceso los absorbió completamente. “Llegó un punto en el que escribíamos en la mañana y en la noche por cuatro meses seguidos”, cuenta Dongo.


 

Are We Still Playing? narra la historia de Alan y Marie, una pareja que descubre una serie de verdades incómodas sobre su relación durante un juego nocturno de “verdad o castigo”. El relato, situado en un deli, profundiza sobre la crudeza neoyorquina y el abundante cinismo que acompaña a la gente al momento de relacionarse, desde la mirada de Núñez y Dongo.

Mariano Dongo y la actriz Francesca Anderson (Marie).
Mariano Dongo y la actriz Francesca Anderson (Marie).

“La perspectiva que presentamos acerca de las personas en este corto, que es un punto de vista bastante cínico, se forma a partir de las relaciones que tuvimos en ese año, las personas que conocíamos en las calles y en el ámbito laboral”, aclara Núñez. “Queríamos de alguna manera mostrar lo egoístas que eran las personas con sus relaciones y cómo a pesar de estar metidas en malas situaciones, o malas relaciones, la gente continuaba junta meramente para no estar sola”.

Dongo culpa a la ciudad por acentuar estas actitudes, y explica que el corto fue una forma de representar su propia experiencia luego de mudarse a Harlem, un barrio que describe como “auténtico en comparación a otros vecindarios” y donde “casi no había ningún filtro entre cómo las personas se presentaban y cómo eran en verdad”.

“Nos interesó utilizar el aspecto genuino y real de Harlem para desenmascarar a la gente que entraba en ese ambiente, sin saber qué esperar, como de cierta manera lo éramos nosotros en ese barrio”, dice.

El rodaje de “Are We Still Playing”.

Fue precisamente en la esquina de su departamento, en el deli donde Núñez y Dongo conversaban tarde por las madrugadas, donde decidieron ambientar gran parte de su historia. “Siempre que estábamos ahí había algún drama. O era alguien que no quería pagar unas cervezas o un tipo peleándose con su esposa por teléfono. Era un ambiente increíblemente tenso, no tenías idea de lo que iba a pasar”, comenta Núñez. “Me interesaba mucho plantear una situación en la que un par de personas son enfrentadas por un momento de alta tensión, drama y hasta peligro, como ocurre en Nueva York, y ver cómo reaccionan a ese evento; qué es lo que eso les revela acerca de ellos mismos, agrega Dongo. “¿Qué pasa cuando ya no les queda otra más que confrontarse y ser honestos?”.

Ellos aseguran que la película no es del todo pesimista, pues Are We Still Playing? también trata sobre apreciar el valor y la totalidad de cada persona al margen de cualquier individualismo.  “De alguna manera todos andamos por la vida pensando que somos el personaje principal de nuestra historia —y lo somos. Pero el problema es que, en el camino, en cualquier tipo de relación que entramos, nos olvidamos que la otra persona también es el héroe de su propia historia”, dice Dongo.


 

Núñez y Dongo tuvieron que autofinanciar el rodaje Are We Still Playing? a falta de otras opciones a su alcance, pero eso no supuso una limitación. Los cineastas aprovecharon la situación para disfrutar al máximo de su libertad creativa, con Núñez a la cabeza de la producción, y Dongo, de la dirección. Si el guión ya evitaba los lugares comunes, la filmación se hizo aún más inusual. Los cineastas optaron por mezclar a un equipo de profesionales con personas no allegadas al cine, inexpertas, pero con propuestas interesantes.

El resultado fue un rodaje ágil, en apenas cuatro días, y repleto de ideas firmes y poco convencionales. “Es importante rodearse de personas porque respetas sus ideas y no solo sus habilidades”, dice Dongo, sin dejar de reconocer la importancia de contar con habilidades técnicas dentro de un set.

Rodaje de Are We Still Playing.
Rodaje de Are We Still Playing.

La primera parte del cortometraje culminó con el rodaje en diciembre del año pasado. Al poco tiempo Núñez regresaría a Lima y Dongo comenzaría un trabajo en VICE que lo involucraría en áreas más allá del cine. Desde entonces, separados, vienen trabajando en una campaña de crowdfunding para poder terminar el corto y exhibirlo en festivales alrededor del mundo. Núñez y Dongo esperan sobrepasar la meta para poder también exhibirlo en Perú.

“Si bien no tuvimos muy presentes las idiosincrasias del cine peruano, creo que ofrecer un producto original que exprese una perspectiva distinta e interesante puede llegar a ser incluso una contribución más grande al cine peruano; a pesar de no haber sido filmado en Perú ni tratar algún tema estrictamente peruano”, me cuenta Núñez.

Según el itinerario de la campaña, el corto podría estar proyectándose en festivales a finales de año, aunque el deseo de ambos es compartirlo lo más pronto posible. “A mí me gustaría que este corto lo vean todos mañana. Me parece que para eso uno crea cosas, porque quiere compartirlas. Pero hay varios festivales a los que estamos aplicando donde el requerimiento es que el corto no haya estado en ningún otro festival antes. No puedes estar en YouTube ni nada. Tiene que ser el estreno”, explica Dongo.

Gráfico de la distribución de ingresos para la campaña de crowdfunding.
Gráfico de la distribución de ingresos para la campaña de crowdfunding. ¿Quién dijo que los creativos no son organizados?

Los amigos que se conocieron en Totoritas todavía esperan poder colaborar juntos en el futuro, aunque en este momento les sea difícil predecir dónde estarán dentro de un año. “Me cuesta mucho pensar un proyecto que yo haga en el que Mariano no juegue un rol importante, así esté o no; así empezamos”, dice Dongo. Por lo pronto, Are We Still Playing? deberá atravesar una delicada etapa de post-producción antes de volverse realidad. Podemos apostar que el resultado será más que sorprendente.

Puedes colaborar con la campaña de IndieGogo de Are We Still Playing? haciendo click aquí.

 

Roberto Espinoza

Redactor. Sostengo los engranajes de Myopía.

¿te gustaría que los bares y los museos tengan bebés?

Ven
a nuestros
eventos