diseño industrial

Cuando una tabla de surf se convierte en algo más

Dándole una segunda vida a lo que ya no servía

Escrito por: Jacobo Said
Visuales de: Jacobo Said

Como surfer a veces se me ocurren ideas un poco muy locas. Imagínate la cara de un shaper de profesión cuando le digo que busco una tabla con rieles desnivelados, lados desiguales, infinitos canales, sin quillas, sin pita y que funcione para los dos lados. Me va decir que nada de lo que pido tiene sentido y que no va funcionar. Por eso ni pregunto. Además, es bien probable que tenga razón.

tabla de surf distorsionada

Igual tengo ganas de experimentar. Así que agarro una tabla vieja que tengo tirada por ahí y le doy una segunda vida. Muchas tablas viejas están viejas solo por afuera y sorprendería saber que cuando pelas la fibra de vidrio y lijas un poco la superficie hay un foam casi impecable, listo para darle forma. Además, reutilizar tablas viejas no le haría nada mal a un planeta tan contaminado.

mano raspando una tabla de surf

mano limpiando una tabla de surf

Pero en este caso la tabla que agarré estaba bien quiñada, había chupado bastante agua y tenía sus abollones, sus historias que contar. Con tantas imperfecciones solo me queda seguirles la corriente y poco a poco integrarlas a la nueva forma de la tabla.

interior de workshop de tablas de surf

tela cubriendo tabla de surf

Cuando creo que la tabla llega a un nivel donde parece que puede funcionar la llevo donde un amigo que no hace preguntas y la forra con fibra de vidrio. Por un lado la cubro con una tela interesante, como de tiburón ballena, y le dejo la barriga transparente para que exista la evidencia que esta tabla ha resucitado.

dos tablas de surf

¿Funciona la tabla?

Ni idea, pero sabrás si la vez en el agua.

¿te gustaría que los bares y los museos tengan bebés?

Ven
a nuestros
eventos

fotografía

Cuando la tabla vence la hipotermia

Conoce la costa de Maine, donde surfers hacen piruetas a temperaturas bajo cero.

Lo último que se te pasa por la cabeza cuando piensas en Maine, es en correr olas. A menos que hayas sido, o seas, lo suficientemente afortunado para experimentar el frío refrescante, y los peeling lefts en las zonas más peculiares de la costa de New England, en donde las rocas dan paso a la […]

ver más