sátira & sociedad

Querida chela San Juan: ¿cuándo nos vas a dar bola a los limeños?

Confesiones de un fanático

Escrito por: Roberto Espinoza
Visuales de: Ana Lucía García

Querida chela San Juan,

Me he arrastrado sediento bajo el sol hasta el Plaza Vea más cercano solo para darme cuenta que es cada vez más difícil encontrarte en los refrigeradores del supermercado. En mi desilusión, no me quedó más que agarrar una Pilsen mundana e intentar seguir con mi vida mientras le ponía play a la Tigresa del Oriente cantando “Cerveza San Juan” en mi celular. Un clásico para atravesar momentos difíciles. Para entonces ya me había hecho la idea de que hoy no tendría a mi querida chela San Juan en mis manos, hasta que sucedió lo inexplicable. Como diría mi tía abuela Elvira, estas cosas solo pueden ser obra del destino. Cuando llegue a la caja registradora del supermercado, con mi Pilsen en la mano (que ya se estaba calentando), un fuerte destello de luz entró repentinamente por la ventana dejándome ciego por un momento. Cuando recuperé la visión, fue como una aparición divina. Estaban ahí reposando sobre la faja automática, heladitas y deslumbrantes. Cuatro chelas San Juan en perfecto estado con el otorongo gruñéndome. Podría jurar que hasta lo escuché (no sería la primera vez). Sé que me quedé perplejo porque la señora que estaba atrás mío me pidió que avance joven. Fue entonces que le pregunté a la cajera sobre la negligencia cometida contra las chelas San Juan abandonadas en la caja registradora. Me miró un poco extraño y creo que al comienzo no me entendió bien, pero finalmente me explicó que el cliente anterior las había dejado porque vencían mañana y probablemente no las iba a consumir antes de eso. Me sentí tan afortunado que me las llevé todas y de paso le compré chocolates a todos los de la fila. Sobre la Pilsen, la verdad no me acuerdo qué pasó. Un caso de éxito.

Querida chela San Juan, hoy tuve suerte, pero sé que esta situación podría no volver a repetirse. Lo que es peor, probablemente muchas otras personas tengan que pasar por la desagradable experiencia de encontrar los refrigeradores de Plaza Vea sin chela San Juan. Por eso, otorongo divino, te hago esta petición: ¿cuándo nos vas a dar bola a los limeños? Luego de 42 años en este negocio, creo que ya nos toca ¿no? No es problema para mí organizar el viaje anual a Pucallpa, junto a mi familia y amigos, para celebrar la fiesta de San Juan cada 24 de junio. Tampoco me cansaré nunca de ver en VHS el único comercial de antaño que tengo de ustedes, ni de apoyar las fundaciones para la preservación del otorongo. Lo único que pido es que me des la oportunidad de beber en cualquier momento, en cualquier lugar y con quiénes quiera. No te voy a mentir, sé que todavía hay maneras de encontrar las mágicas latas traidas desde lo más profundo del Amazonas. Por ejemplo, ya me datearon que el 15 de julio va a haber un salsódromo repleto de chelas San Juan. Quién sabe cuándo tendré otra oportunidad. Por ahora solo me queda hacerte llegar mi emotiva petición.

Atentamente,

Un fanático

Roberto Espinoza

Músico y redactor peruano. Vive actualmente en Buenos Aires.

Ana Lucía García

Ana Lucía es Ingeniera Industrial y se encuentra estudiando Arte en Londres. Pierde simpatía cuando tiene hambre y la gana cuando la sorprenden con una buena taza de café.

¿tienes pinta de que te gusta ver las cosas de cerca?

Participa
en el
proyecto

espacios de fiesta

Música en la frontera con Shuca Mágica

Conversamos con Shuca Mágica, banda que estará presente en El Salsódromo Ferretero Charapa destellando lo mejor de las raíces musicales latinoamericanas

Pueden escuchar a Shuca Mágica y demás bandas en vivo en El Salsódromo Ferretero Charapa con Sabor y Control este sábado 15 de julio (7 pm). Para más info hagan click aquí. En el marco de nuestro Salsódromo Ferretero Charapa conversamos con Shuca Mágica, banda peruano-argentina que durante comienzos de año estrenó su primer material discográfico, El Viaje […]

ver más