política y conflicto

Diego Zaks: protestas invisibles

El artista venezolano responde al déficit mediático que existe frente a la crisis en su país.

Escrito por: Roberto Espinoza
Visuales de: Adhesivo magazine

Diego Zaks y demás artistas latinoamericanos son parte del issue 001 de adhesivo Magazine – a transparent image of Hispanic Expression. 

En una era de profundos y acelerados cambios tecnológicos, las nuevas formas de comunicar han inspirado a toda una generación de jóvenes artistas. Aquellos criados en la hiperconectividad digital, son tanto el producto de la innovación como la posibilidad misma de transformación cultural.  Con acceso ilimitado a la información, y la capacidad de interpretar e intervenir el mundo a su alrededor a la velocidad de un click —hábiles multitaskers—, en ellos está el poder de cambiar discursos viejos e introducir nuevos.  Para demostrarlo, Diego Zaks, artista venezolano basado en Nueva York, ha logrado traducir lo anterior en una serie de trabajos interactivos que exploran nuestra forma de conectarnos con el resto del mundo.

Empujado por la crisis social vivida en su país natal, y en la escasa cobertura mediática, Zaks cuestiona la naturaleza efímera de la información y encuentra ocasión para utilizar la tecnología y los nuevos medios como herramientas para generar fuertes lazos emocionales. ‘Invisible Protests’ (Protestas Invisibles), una colección de imágenes flotantes proyectadas sobre las calles de Nueva York, ilustra este proceso. Las fotografías, sustraídas de redes sociales capturan instantes de represión y desafían los límites físicos del activismo. ¿Cómo no sentirse mal cuando la violencia pasa frente a uno? Claramente incómodas, comprometen al espectador, incorporando la problemática dentro de su espacio, sin fronteras ni anestesias.

Proyección de un hombre protestando
Documentación de Diego Zaks para Adhesivo Magazine

Zaks utiliza los recursos tecnológicos como mecanismo de expresión, diseñando hardware específicamente para proyectar las imágenes. Así, su obra termina siendo una mezcla entre arte, fotoperiodismo, redes sociales e ingeniería electrónica. En la imagen a continuación vemos como Shake Shack, un popular restaurante newyorkino de comida rápida está siendo intervenido por la proyección de Zacks. De un momento a otro, la cruda realidad venezolana se transporta al común denominador de la hamburguesería americana.  ¿Los comensales se habrán dado cuenta? ¿Cual debe haber sido su reacción?

Proyección de la represión en protesta en Venezuela
Documentación de Diego Zaks para adhesivo Magazine

De manera similar opera ‘Murder Machine‘ (Máquina Asesina), instalación que nos coloca frente a un estremecedora estadística: cada veinte minutos se reporta un asesinato en las calles de Venezuela. La encargada de registrarlo es una máquina que autogenera un recuento de las víctimas, mezcla de ficción y realidad, en forma de recibos. El registro físico está acompañado por una serie de tweets en un esfuerzo por mantener contacto en tiempo real con los acontecimientos.

Instalación simulando el registro de víctimas
Documentación de Diego Zaks para adhesivo Magazine
Instalación simulando el registro de víctimas
Documentación de Diego Zaks para adhesivo Magazine

El trabajo de Diego Zaks no solamente evalúa el impacto de las nuevas tecnologías sobre nuestra cultura, incluyendo novedosas formas de dialogar problemáticas sociales, también reflexiona sobre nuestra capacidad de innovar tecnológicamente impulsados por una búsqueda propia, una necesidad de perseguir el cambio. En tiempos veloces y abundantes, es un análisis poco frecuente, pero necesario para fortalecer vínculos fracturados.

Si quieres comprar tu revista, visita la web de adhesivo Magazine y explora la comunidad a través de su Facebook e Instagram.

Roberto Espinoza

Redactor. Sostengo los engranajes de Myopía.

¿te gustaría que los bares y los museos tengan bebés?

Ven
a nuestros
eventos